Qué son las grasas trans y dónde se encuentran



Las grasas trans son un tipo de ácido graso que pertenecen al tipo de biomoléculas lipídicas, estas procuran la primordial reserva de energía de nuestro organismo, forman parte de la capa membranosa de nuestras células e intervienen en la síntesis de distintas sustancias relevantes para la respuesta inflamatoria, regulan la temperatura corporal o la coagulación de la sangre. El problema es que las trans son un tipo especial de ácidos grasos y no ayudan nada a la hora de llevar a buen puerto todos estos procesos vitales. Se encuentran en algunos alimentos de animales rumiantes, aunque las mas peligrosas son las creadas artificialmente. Podemos hallar grasas trans en alimentos como snaks, papas fritas en paquete, barras de cereal, hojaldres, etc. Las grasas trans son extremadamente nocivas para la salud, elevan el colesterol malo y reducen el bueno, presentando un riesgo extremo de padecer enfermedades cardiovasculares, además pueden desarrollar tumores y alteraciones en el desarrollo del feto.

Cuáles son las grasas trans y dónde se encuentran

Grasas trans

En qué tipo de alimentos se encuentran las grasas trans:

  • En menores cantidades se pueden hallar en alimentos provenientes de rumiantes, como por ejemplo la carne y la leche.
  • En bollería industrial.
  • Cereales pre-cocidos.
  • Papas congeladas.
  • Barras de cereal.
  • Platos pre-cocinados.
  • Margarinas.
  • Baños de repostería.
  • Galletas.
  • Hojaldres.
  • Productos industrializados.
  • Papas fritas empaquetadas.
  • Golosinas.
  • Helados.
  • Salsas.

Por qué son peligrosas las grasas trans:

  • Nuestro organismo las confunde y las incorpora en las membranas biológicas de las células donde deberían ir las grasas saturadas, alterando la permeabilidad de la célula, haciendo que se oxide con mayor facilidad y modificando el equilibrio del colesterol.

Efectos de las grasas trans sobre la salud:

  • Las grasas trans son perjudiciales para el organismo humano, pueden causar desarrollo de tumores, aumentan el colesterol malo y disminuyen el bueno, traen enfermedades del corazón y alteran el desarrollo fetal cuando una mujer embarazada consume en exceso este tipo de lípidos.
¡Compártelo con tus amigos!

    Enviar Comentario