Qué es la intolerancia a la lactosa, causas, síntomas y tratamiento



Se denomina intolerancia a la lactosa a la incapacidad que tiene el intestino delgado para digerir la lactosa. Esto sucede, debido a que el intestino fabrica escasa o ninguna cantidad de una enzima llamada lactosa que es necesaria para combatir un tipo de azúcar (lactosa), que se encuentra en productos lácteos tales como la leche. Debido a ello, la persona que posee esta afección puede presentar síntomas como dolor abdominal, diarrea, nauseas, entre otros, pero, normalmente, no es una enfermedad peligrosa y es más común que se presente en los adultos.

Intolerancia a la lactosa, cómo detectarla a través de los síntomas

Intolerancia a la lactosa.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa:

  • Dolor abdominal que cambia de intensidad, yendo de muy intenso hasta casi desaparecer, para volver a aumentar de intensidad.
  • Diarrea.
  • Flatulencia (gases).
  • Nauseas.
  • Distensión en el abdomen.
  • Comúnmente, los síntomas se exteriorizan de treinta minutos a dos horas, luego de haber bebido o comido productos lácteos.
  • Erupciones en la piel.
  • Desnutrición y mala absorción.
  • Se produce en niños de crecimiento lento.
  • Defecación con ardor y estreñimiento.

Causas de la intolerancia a la lactosa:

  • Cirugía en los intestinos.
  • Cuando se producen infecciones en el intestino delgado a causa de bacterias, parásitos o de virus (puede ocurrir en niños y en adultos).
  • Afecciones intestinales (Por ejemplo esprue celiaco).

Tratamiento para la intolerancia a la lactosa:

Debido a que la persona que posee intolerancia a la lactosa, no puede consumir lácteos como la leche (en exceso) y que nuestro organismo necesita de un mineral como es el Calcio (que lo tiene el producto antes nombrado) para que se produzcan procesos químicos que son necesarios para el funcionamiento normal de nuestro organismo, el individuo que se encuentra afectado por esta enfermedad puede ingerir:

  • Queso o manteca (estos productos presentan menos lactosa que la lecha).
  • Leche de arroz o de soja para los chicos pequeños.
  • Leche de cabra.
  • Leche de vaca que haya sido tratada con lactosa para adultos y chicos adultos.
  • Quesos duros, curados o helado.
  • Productos lácteos o lecha deslactosados.
  • Yogur (producto lácteo fermentado).
  • Tome jugo de naranja y agréguele calcio.
  • Beba algún suplemento de calcio.
  • Consuma productos alimenticios que tengan más calcio (camarones, salmón en conserva, brócoli y camarones).
  • Las personas que poseen bajos niveles de lactosa pueden beber hasta media taza de leche una vez al día.

Tendencia actual:

¡Compártelo con tus amigos!

    Enviar Comentario