La rubéola y rubéola congénita, síntomas y como prevenirla

La rubéola o rubeola es una enfermedad infecciosa caracterizada por su principal síntoma que es una erupción cutánea, pequeñas manchas rojizas expandidas por todo el cuerpo. La rubéola es causada por un virus, perteneciente al género Rubivirus, que se transmite a través del aire y por contacto. Otros síntomas son: ojos inflamados y rojos, fiebre, dolor muscular y de articulaciones, secreción nasal, ganglios inflamados. Esta afección es muy común en los niños y es de poca gravedad, solo presenta complicaciones graves en mujeres embarazadas.

Rubéola

Rubéola

Si una mujer embarazada contrae rubéola en el primer trimestre de su embarazo, supone una gran amenaza para el feto, se pueden producir abortos espontáneos y el bebé puede nacer con diversas complicaciones.

Rubéola congénita

Rubéola congénita

Síntomas de rubéola congénita: 

  • Retraso en el desarrollo.
  • Poco peso al nacer.
  • Perdida de audición.
  • Tamaño de cabeza pequeña.
  • Convulsiones.
  • Erupción en la piel al nacer.
  • Retraso intelectual.
  • Pupilas blancas o córneas opacas.

Complicaciones:

  • Glaucoma, cataratas, retinitis.
  • Estenosis de la arteria pulmonar, conducto arterial persistente, entre otros defectos cardíacos.
  • Encefalitis, meningitis, discapacidad motora y mental, entre otras.

Prevención:

  • Las mujeres embarazadas que no hayan contraído la enfermedad previamente, deben evitar el contacto con personas infectadas.
  • La vacunación contra la rubéola antes del embarazo, puede prevenir la enfermedad congénita.

Vacuna MMR; contra la rubéola.

Vídeo:

 

Tendencia actual:

¡Compártelo con tus amigos!

    Enviar Comentario